A modo de presentación de esta sección

Ya hemos explicado lo que intenta ser el sentido de esta sección. En esa línea entendemos que pueden ser de utilidad los siguientes links:

  1. Cuestiones introductorias

     2. Cuestiones generales:

  3. Material teórico específico para la temática de la economía social y solidaria

4. Material relacionado con el punto anterior

4. Material para cualquier tipo de emprendimiento

Como ya se ha expresado, son bienvenidos todos los aportes, links, notas, reflexiones… que enriquezcan esta sección.

Un enfoque prudente de escenarios para encarar una iniciativa

La frase de la imagen de la entrada (que se le atribuye a Marco Aurelio) es un enfoque que puede hacer una persona o un grupo cuando emprende algo en la vida.

Luego ha sido reformulada por otras personas, como Hannah Arendt quien lo expresó diciendo “Prepárate para lo peor, espera lo mejor y acepta lo que venga”. Claro, lo de la aceptación puede entenderse desde una perspectiva dinámica, en el sentido de ir mejorando lo que viene o se presenta a corto plazo, tanto en lo macro (en la perspectiva de un buen gobierno) como en lo micro (o pequeño proyecto).

Es muy importante poder hacer un ejercicio de previsualización de escenarios para estar preparados para distintas posibilidades, como por ejemplo optimista (o muy deseable), viable o más probable, pesimista, o fracaso. Y por lo tanto qué podríamos hacer en cada caso. Deliberar con otras personas con experiencia o conocimientos será muy bueno para la elección del mejor camino y alternativas que se nos pueden presentar.

Ojalá estas sugerencias sean de alguna utilidad.

¿Cómo pasar de una idea a un emprendimiento exitoso?: El caso de los pequeños proyectos de la economía social y solidaria

Sabemos que el sentido del trabajo no tiene una sola interpretación así como tampoco hay una sola forma de encararlo. Una de ellas es realizar un emprendimiento personal o con un grupo afín. Aquí intentaremos señalar cuales serían los principales pasos a dar desde que surge una idea hasta que se concreta el proyecto (en línea con la imagen de la entrada).

Para comenzar diremos que los emprendimientos que estamos planteando en esta entrada son de pequeña escala de la economía social y solidaria y, en general, relacionados con la economía popular (como los que se listan en la mitad de esta nota) y, en consecuencia, muchos de ellas en el campo de la informalidad (total o parcial) (1).

Un primer paso al formular la idea de lo que queremos hacer, es partir de la realidad de nuestros recursos personales y grupales con los que contamos, los insumos materiales y monetarios necesarios para su comienzo o primera etapa, así como del contexto territorial en donde está planteado el posible emprendimiento. Todo ello en un contexto nacional más amplio muy difícil hacia fines de 2023 y comienzos de 2024.

Un segundo paso es determinar a quién le puede interesar lo que estamos ofreciendo, si ya hay otros oferentes, si hay posibilidades de diferenciar el bien o servicio que nos proponemos comercializar, cómo podemos acceder a ese público (redes sociales, de manera presencial), cuánto, cuándo (2) y cómo podemos hacer una prueba o test antes de lanzarse a hacer algo en firme y sostenido… entre otros componentes.

Luego de lo anterior, es importante listar todos estos elementos y escribirlos (aunque sea en un rudimentario plan de negocios), ver las fortalezas y debilidades de los mismos, así como las oportunidades y posibles amenazas (o sea un análisis FODA) (3) de lo que vamos a encarar. Es útil, y muchas veces deseable, realizar este análisis no sólo con el grupo social cercano y de confianza, sino también con personas que brindan acompañamiento y posible asesoramiento a la iniciativa.

Finalmente qué alianzas y actores claves podrían ayudarnos para el emprendimiento en marcha, qué trámites debemos hacer para la prueba piloto y posteriormente -si todo anda bien- para ofrecerlo de manera continuada, si hay que inscribirse como monotributista u otras formalidades fiscales y administrativas, con qué instalaciones debemos contar, si hay alimentos en juego qué recaudos de conservación debemos prever, qué haremos con lo que no se venda…

Todo lo anterior puede ayudar a tratar de disminuir la posibilidad de fracasar en el emprendimiento, y por ello es importante empezar de a poco y haciendo una o varias pruebas, antes de darle una continuidad permanente.

Lo aquí expresado no es nada novedoso, sino que trata de sintetizar aspectos que se consideran relevantes para quienes capacitan y/o acompañan en este tipo de experiencias. Se espera que sea de alguna utilidad.

(1) La forma más usual de institucionalización es la de constituir una cooperativa. En sitios como este, se puede obtener toda la información. También son útiles sitios como este.

(2) Es importante la estacionalidad: por ejemplo si a principio de mes cuando las personas cobran, si es para alguna festividad…

(3) Una amenaza en el caso argentino (además de la caída de la actividad económica y de la disminución de los ingresos de una parte importante de la sociedad) es la de un contexto de alta volatilidad e inflación, que afecte de manera grave el costo de reposición de los insumos de lo que ofrecemos. Frente a ello debe tratarse de adelantar las compras de esos insumos y venderlos más tarde teniendo en cuenta el contexto particular del momento (por ejemplo a cuánto lo ofrece la competencia), dado que se corre el peligro de que la alta inflación volatilice el excedente o el capital de trabajo, y no se pueda seguir con la actividad desde el punto de vista económico.

 

 

 

 

 

Tres reglas para lanzar una nueva idea

En esta nota Tim Milliron, un ex empleado de Pixar que supo trabajar con Steve Jobs, reveló cuáles son las 3 reglas para lanzar una nueva idea que aprendió del fallecido magnate estadounidense. La base era una clara descripción del “por qué” detallado («desmigajar») de la propuesta (1). “Nos hizo articular esa visión de manera nítida, crear un argumento convincente de por qué nuestra solución era la mejor manera de lograrla y explicar por qué éramos el mejor equipo de liderazgo para construirla”.

Milliron explicita cuales son «las 3 lecciones claves de Jobs:

1. Sé humilde y nunca des por sentado los recursos de una empresa

No asumas que tus ideas tendrán luz verde, incluso si tu proyecto es valioso y tu organización puede permitírselo.

“Pixar tenía muchos recursos y, en muchos sentidos, la propuesta de valor era obvia. Cada miembro de nuestro equipo de liderazgo había dirigido ya proyectos muy exitosos en otras películas del estudio. Pero Jobs insistió en que articuláramos con precisión el valor que ofreceríamos y la exactitud de nuestro enfoque con todo lujo de detalles. Y no era solo rigor en lo que estábamos construyendo, sino también en cómo lo estábamos construyendo….

2. La copropiedad empresarial triunfa sobre los héroes solitarios

“Éramos cinco los que formamos el equipo de liderazgo de nuestro proyecto, y aportamos perspectivas y sensibilidades muy diferentes. Claro, uno de nosotros era el jefe, y para cualquier tema, uno de nosotros el que tomaba la decisión, pero a todos nos apasionaba comprender las perspectivas de los demás y, en última instancia, llegar a un acuerdo como grupo. Esa colaboración demostró ser uno de nuestros mejores activos. Nos llevó tiempo que el mejor argumento ganara, pero una vez que lo tuvimos, todos pudimos articular con gran detalle el razonamiento detrás de prácticamente cualquier decisión estratégica. Y esa unidad de pensamiento resultó invaluable al enfrentar preguntas difíciles de Jobs”, explicó Milliron.

3. El medio no es todo el mensaje, pero seguro que ayuda

Según narró Milliron, los líderes de Pixar eran cineastas. Entonces, a medida que la tarea de este equipo pasó de presentar solo a Jobs, a conseguir la aceptación en todo el estudio, decidieron crear guiones gráficos animados para explicar lo que estaban construyendo.

¿Cómo usaría la herramienta un animador? ¿Cómo trabajarían otros artistas en una toma al mismo tiempo? ¿Cómo sería un día en la vida de un Pixarian una vez que usaran nuestro nuevo sistema?, fueron algunas de las ideas que se plantearon.

“El tiempo extra que dedicamos a comprender cómo nuestros líderes recibirían y absorberían mejor la información que estábamos tratando de compartir marcó la diferencia…»

En línea con esta información son muy interesantes enfoques como este. Deberíamos aplicarlos a muchos campos para hacer más viables nuestras ideas, en particular aquellas que nos llevan hacia un mundo mejor.

(1) En términos del software que estaban haciendo «¿cuál es la salsa secreta de Pixar? ¿Cómo logró nuestro sistema ofrecer un sistema 10 veces mejor que el anterior? ¿Por qué esto realmente importaba en el núcleo del negocio de Pixar?”.

 

 

 

Acompañamiento y asesoramiento solidario para estos emprendimientos

La solidaridad en la Argentina se expresa de múltiples y valiosas maneras. En lo que hace específicamente a la temática de esta entrada, sin duda una de las instituciones más importantes es Cáritas. En su página se explicita su enfoque y tareas concretas, donde expresan que «desde Cáritas animamos y organizamos proyectos relacionados con:

– Creación y fortalecimiento de equipos para formar y acompañar a emprendedores, familias y comunidad para lograr iniciativas sustentables en el tiempo.

– Finanzas solidarias que democratizan los recursos financieros a través de microcréditos, subsidios y fondos rotatorios.

– Infraestructura, equipamiento y logística, facilitando equipos y materiales para promover y fortalecer la producción y comercialización de los emprendedores.

– Promoción y formación en oficios y saberes para potenciar los ingresos a través de la producción y comercialización.

– Soberanía alimentaria, apoyando la producción, distribución y consumo de alimentos, a través de huertas, producción y comercialización de semillas, construcción de herramientas para la elaboración de comestibles, participación en la transformación de reglamentaciones, etc.»

También hay otras instituciones como la AMIA, las Iglesias Evangélicas, las Congregaciones Religiosas católicas insertas en barrios populares, experiencias mixtas con laicos/as (como esta o esta), el área de recursos formativos del aula virtual «Mons. Moledo» de la Acción Católica Argentina, ongs como «quiero ayudar«, así como distintas Fundaciones (1) que dan distintos servicios parcialmente o muy similares en distintos territorios.

En lo que se refiere a organizaciones de la sociedad civil y de ciudadanía solidaria podemos citar a la ong denominada «Aportes de gestión para el tercer sector» o La Base (2) que asiste en financiamiento, capacitación, asistencia técnica y aporta manuales como este, entre muchas otras entidades con diversas formas de acompañamento.

En lo que se refiere al Estado nacional están los subsidios del INAES y se debe consultar si esta iniciativa sigue vigente. A ella se suma esta del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y otras como este consultorio jurídico gratuito y en otras jurisdicciones provinciales (3).

Esperamos que estas informaciones (sin duda incompletas) sean de utilidad para quienes buscan asesorarse en sus iniciativas y emprendimientos tanto de la economía popular como de la economía social y solidaria. Invitamos a hacernos llegar más información sobre este particular para quienes deseen hacerlo.

(1) Entre ellas, y sólo a título de ejemplo se pueden mencionar a INCUPO, Fundapaz, Misiones Rurales, Fundación Gotau, Fundación León, Fundación Grano de Mostaza,  Fundaciones para el Desarrollo Rural, Fundación Pescar, Akamasoa, etc.

(2) La hemos mencionado en esta nota.

(3) provincia de Buenos Aires, provincia de Córdoba para emprendedores y asesoramiento legal gratuito, provincia de Mendoza para emprendedores y asesoramiento legal gratuito, provincia de Santa Fé para emprendedores y asesoramiento legal gratuito, provincia de Jujuy para pymes y emprendedores y asesoramiento legal gratuito, provincia de San Juan, entre otras. También hay universidades públicas que dan asesoramiento legal gratuito.

 

Financiamiento para micro proyectos, microempresas, cooperativas…

Muchas veces cuando se encara un pequeño proyecto en el ámbito de la economía popular o de la economía social y solidaria, no se cuenta con el financiamiento suficiente. Es importante conocer cuales son los lugares en dónde se puede acceder al mismo en condiciones razonables (es decir, en condiciones no usurarias) y más allá de la importancia del autofinanciamiento.

En el ámbito público nacional hay sitios como la Comisión Nacional de Microcréditos, o sitios como este, este o este, pero -como ha cambiado el gobierno- deben verificarse que estén activos. También el INAES da, anualmente, subsidios a cooperativas y hay bancos como este que dan financiamiento a microcréditos.

En cuanto a provincias, sólo como ejemplos podemos citar este caso, este o este, pero quisiéramos destacar el muy valioso aporte que hacen ongs como La Base (ver foto de la entrada con quienes la componen), OMLA, Fortalecer Misiones, etc..

No hay que descartar la procuración de fondos solidarios a través de distintas posibilidades de donación de dinero o de tiempo a través de las páginas web (o sitios en las redes) que tienen los emprendimientos, ongs o grupos. Dentro de las alternativas existentes, aunque no generalizadas y fáciles, están las que se canalizan por medio de referentes mediáticos («influencers«) (1) o youtubers como es el caso de Santiago Maratea o Hernán de Abelleyra. En el caso de este último promueve donar tiempo mirando videos solidarios que -con un número importante de visitas- se monetizan recursos a donar. No es fácil de implementar, pero no debe descartarse.

También es muy importante la educación financiera que se abordan -entre otros- en sitios como este, herramientas como esta, la utilización de cuentas remuneradas (para preservar mejor los fondos, en especial en períodos de alta inflación) y la utilización de posnets (que ofrecen distintas plataformas) a fin de dar más opciones de pago a los clientes.

Esperamos que estas informaciones sean de utilidad.

(1) Por lo tanto pueden ayudar a difundir en mayor escala o invitar a colaborar a muchas más personas, por su gran llegada por las redes sociales.

Organizaciones autogestionadas y propósito

En los últimos años se ha instalado la temática de economías con propósito, organizaciones con propósito… que vayan más allá del lucro. Según esta fuente «el concepto de beneficio con propósito es uno de los temas más actuales dentro de la gestión empresarial. Refleja una idea cada vez más extendida: las empresas no solo deben buscar ganancias monetarias, sino que –sin perder esa finalidad– tienen que ser responsables con las consecuencias y el impacto global de sus actividades, involucrándose en acciones socialmente responsables que repercutan de forma positiva en el entorno en el que operan. En las siguientes tribunas, líderes empresariales de primer nivel y máximos responsables de las escuelas de negocios comparten su visión sobre la relevancia de ser una empresa con propósito».

Una cuestión particular o específica es como esto se presenta en una organización autogestionada. En este video de siete minutos (subtitulado en español) se explicita qué características tiene, y en este (de un poco más de ocho minutos) se reflexiona e indaga sobre la cuestión del falso propósito. Esperamos que sean de utilidad.

PD: Agradezco a Mirta Vuotto las referencias de los videos.

 

La importancia de una buena dinámica de grupo

La dinámica de un grupo es muy importante, tal como lo hemos esbozado en esta entrada. Ahora queremos sugerir y recomendar este excelente texto que hace referencia a la imagen de la entrada.

Las autoras preguntan: «¿Qué es un círculo?». Y responden «el círculo es una estructura social que ha ayudado a las personas a reunirse en diálogo y acción colaborativos desde el comienzo de los tiempos. Nuestros ancestros se reunían en torno al fuego para cocinar, para mantener el calor y mantenerse a salvo, para contar historias y para establecer reglas de comportamiento y gobernanza que apoyaran el desarrollo comunitario. Estas siguen siendo las mismas razones por las que las personas se juntan en círculo hoy en día: para socializar, compartir historias, crear comunidad y llevar a cabo reuniones de manera colaborativa. El círculo nos permite descubrir nuestra sabiduría colectiva. Nos ayuda a descubrir quiénes somos realmente para los otros, así como los recursos que podemos ofrecer a nuestras conversaciones y tareas. Las prácticas de círculo contienen estos elementos comunes:

● Las personas se miran unas a otras y se considera que cada voz contribuye.

● Se establecen acuerdos de participación y una definición de respeto.

● La conversación se ve como una práctica aparte de la interacción social casual.

● El evento tiene un comienzo, desarrollo y final, y una estructura que lo sostiene.

● El arquetipo del círculo está presente en el espacio, usualmente a través de la creación de un centro visible.»

La guía del círculo está basada en una cultura de la conversación. «Desde la década de los 1990s, se han diseñado varias metodologías basadas en el círculo con el propósito de sostener un diálogo significativo en el mundo moderno. Esta guía resume lo que necesita para participar en un proceso de grupo particular conocido como La Vía del Círculo. Establecida por Christina Baldwin y Ann Linnea en 1994, La Vía del Círculo ha sido utilizada con éxito en todo el mundo por una gran variedad de grupos, así como de intenciones y propósitos. Esa es la grandiosa adaptabilidad del círculo: nos permite encontrarnos en torno a una idea, que cada uno contribuya con su sabiduría, y decidir un curso de acción colectiva que ha sido bien ponderado. La Vía del Círculo provee una especie de esqueleto que fortalece y organiza el diálogo. Poner las sillas en un círculo, colocar una representación simbólica del propósito en el centro, hacer una bienvenida o check-in a través de una pregunta dapertura y utilizar una “pieza de la palabra”, crea un cambio cualitativo que es tan sorprendente que la mayoría de las personas se adaptan rápidamente y esperan con entusiasmo experimentar el círculo otra vez. La historia de este proceso, llamado originalmente “PeerSpirit Circle Process”, está descrita en el prefacio de The Circle Way, A Leader in Every Chair

Las autoras plantean frases inspiradoras como:

  • “Ninguno de nosotros puede viajar más lejos por sí solo. Solos, nuestros corazones se vuelven duros y acorazados. Solos, tenemos miedo. Pero en reuniones de vecinos, sentados alrededor de una vela y con una actitud de apertura a las posibilidades, podemos convertirnos en aprendices del círculo”.
  • «Basándonos en estas prácticas antiguas, nuestro trabajo en círculo consiste en crear el mundo que queremos dentro del mundo que tenemos. El círculo y sus componentes son las semillas. El círculo es la inspiración. Cambiamos las sillas. Ahora podemos cambiar el mundo.«

Esperamos que estas frases y esta guía nos ayuden a construir un mundo mejor.

 

Toma de decisiones en grupo: el método de los seis sombreros

Como señala esta fuente «Seis sombreros para pensar (en inglés Six Thinking Hats) es un libro de Edward De Bono nacido en Malta el 19 de mayo de 1933, en el que se expone una metodología para discusiones y toma de decisiones en grupo, conocida como método de los seis sombreros para pensarde los seis sombreros de Bono, o simplemente de los seis sombreros.La herramienta, combinada con el pensamiento lateral al que es asociada, provee de unas materias a los grupos para pensar juntos más efectivamente, y materias para planear procesos de pensamiento de un modo detallado y cohesivo de una manera diferente».

Luego continúa diciendo que «el proceso de toma de decisiones es una actividad cerebral muy compleja en la que se mezclan emociones, sentimientos y la ponderación de alternativas, ventajas e inconvenientes. El método de los seis sombreros intenta simular lo que ocurre en la mente humana adoptando el símil de un sombrero, ese objeto que una persona puede ponerse o quitarse a voluntad.

Cada uno de los seis sombreros es de un color diferente, lo que simboliza las diferentes formas en las que se puede observar la realidad. Cuando haya que adoptar una decisión, ya sea de manera individual o como grupo, Edward de Bono propone colocarse de forma secuencial un sombrero de cada color en la cabeza y expresar una opinión sobre el tema tratado. La única restricción que existe es que esa opinión tiene que seguir las reglas que se asocian con cada color. Así por ejemplo, si estamos con el sombrero blanco, nuestro punto de vista tiene que ser lo más neutral posible, analizando las cosas con datos, hechos o cifras. Por el contrario, si utilizamos el sombrero rojo, nuestra visión puede ser más subjetiva y guiarse por las emociones, los sentimientos o las intuiciones.

La meta de este modelo es encontrar una descripción poliédrica de los problemas sin tratar de juzgar a priori lo que está bien o está mal o lo correcto o incorrecto. La idea es descubrir las diferentes facetas de la realidad, hacer visibles los aspectos que puedan permanecer ocultos y facilitar el proceso final de toma de decisiones.

Al no buscar la polémica estéril, este método ayuda a poner de acuerdo a personas que puedan mantener puntos de vista aparentemente irreconciliables, utilizando la empatía para evitar las confrontaciones infructuosas.

• Sombrero azul: es el que controla al resto de sombreros; controla los tiempos y el orden de los mismos.

• Sombrero blanco: para pensar de manera más objetiva y neutral posible.

• Sombrero rojo: para expresar nuestros sentimientos, sin necesidad de justificación.

• Sombrero negro: para ser críticos de una manera negativa y pensar por qué algo no podría salir bien.

• Sombrero amarillo: al contrario que el sombrero negro, con este se intenta buscar los aspectos positivos sobre un determinado aspecto.

• Sombrero verde: abre las posibilidades creativas y está íntimamente relacionado con su idea de pensamiento lateral o divergente.» (1)

A continuación desarrolla en detalle el significado  de cada sombrero, da ejemplos y concluye con los modos de aplicación: «aunque las ideas de los sombreros por sí mismas proporcionan beneficios significativos, hay más en el método de los seis sombreros si se aplican dentro de los sistemas de pensamiento de De Bono y si se entrenan bajo estos postulados extraños. En particular, el intervalo en el cual se usan los sombreros son altamente relevantes.

En el uso típico un proyecto comenzaría con una acción extendida de sombrero blanco, para que todo el mundo se ponga en «la misma página» creando una visión compartida de la materia a tratar. Después, cada sombrero es usado solo por unos pocos minutos, excepto el sombrero rojo, que está limitado a treinta segundos para asegurarse de que la reacción es realmente instintiva, más que una forma de juicio. Este intervalo se cree que tiene un impacto positivo en el proceso de pensamiento, de acuerdo con las teorías de Malcolm Gladwell en su libro Blink.

Esto asegura que los grupos piensan juntos de manera enfocada, permaneciendo en su labor, lo que también asegura que focalizan sus esfuerzos en los elementos más importantes de la materia a tratar. De todos modos, esto también tiene el potencial de crear conflicto si no se modera bien, porque la gente puede sentirse «enrailada». Para evitar esto es importante denotar cuando hay alguna diferencia significativa de opinión en el proceso de pensamiento o respecto al área que se debería enfocar.»

Respecto de ejemplos de implementación de este enfoque se pueden ver en esta nota, en esta descarga gratis, en este link, en estos ejemplos, este,  entre otros. Esperamos que sea de utilidad.

(1) Esta fuente dice que puede haber un séptimo sombrero: «en la versión de este sistema adoptada por la School of Thinking hay un séptimo sombrero, rosa y verde con topos azules, que permite la aplicación de la experiencia – preguntando a uno mismo: ¿Qué ha ocurrido? ¿Qué hemos hecho antes que sea como esto? ¿Qué experiencias similares hemos tenido y qué lecciones de ellas podemos aplicar? Esto no está documentado en las publicaciones de De Bono, ni en los primeros artículos presentados por la SOT en su página web. El momento del origen de la idea del séptimo sombrero permanece poco claro.»

Tratando de imaginarnos escenarios futuros

Imaginarnos escenarios futuros para lo que queremos encarar no es fácil. Hay distintos enfoques, como los aportados por la prospectiva, y otros mucho más simples como el que desarrollamos en esta nota.

En la imagen de la entrada se basa en la matriz de Spacey que se basa en plantear escenarios que van de lo simple, lo complicado, lo complejo y lo caótico. Una explicación más detallada se puede visualizar en este artículo.

Esperamos les sea de utilidad.