Mística, Política y Discernimiento - En la Búsqueda de un Mundo Mejor
La nota intenta relacionar la mística, la política y el discernimiento
mística, política, religiones civiles, ideales, ideaiización, fanatismo, mundano, sagrado, discernimiento
18208
post-template-default,single,single-post,postid-18208,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-5.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Mística, Política y Discernimiento

24 Abr Mística, Política y Discernimiento

La etimología de la palabra mística, proviene del verbo griego myein, “encerrar”, de donde mystikós, “cerrado, arcano o misterioso” y está asociado -en las distintas religiones- a la unión del alma humana con lo sagrado o con la perfección. Sin embargo este concepto también abarca una mística pagana, no religiosa o no filosófica, o asociada a “religiones civiles” o “políticas”.

Relacionado con estas últimas se hace referencia, por ejemplo, a la mística que tiene una persona “militante” de una causa nacional (o de la Patria), revolucionaria o que se identifica con un arquetipo o líder como Bolivar, Chavez, Fidel, Perón o Néstor Kirchner (en el caso argentino), por citar sólo algunos casos. La mística da fuerzas, pero -en general- puede absolutizar el fin (justificando a todo medio válido para alcanzarlo) y transforma ideales en idealización. Esto último invalida poder razonar o discernir sobre los fenómenos reales dado que estos aparecen con un “sesgo cognitivo” o prejuicio que viene teñido por lo que representa el arquetipo o con algo -en la práctica- “sagrado” con quien se identifica el militante.

Todo esto generalmente viene asociado al “fanatismo” que se lo ha definido como una “pasión exagerada, desmedida, irracional y tenaz” y enemigo de la libertad (en particular de los demás). Carl Jung dice que “el fanatismo es la sobrecompensación de la duda” con el peligro -al decir de Diderot- que “del fanatismo a la barbarie solo media un paso”.

Seguramente todos necesitamos “trascender” lo material, y la mística, lo espiritual, lo poético…  juegan un rol muy importante en  el sentido de nuestras vidas. Pero no es bueno trasladar lo sagrado a lo profano, mundano e imperfecto (por más valioso que sea), o confundir ideales con idealización, y menos aún transformarlo en algo fanático. No nos lleva a un mundo mejor.

No hay comentarios

Publicar un comentario