Consensuar, Acordar ¿Qué?

01 Nov Consensuar, Acordar ¿Qué?

Las personas y las sociedades, además de expresar nuestras singularidades y diferencias (conflictos), es deseable que tratemos de llegar a acuerdos. ¿Sobre qué?: sobre lo que nos pasa (diagnóstico), hacia donde queremos ir (visión de futuro, con objetivos y metas) y los mejores caminos (actores en juego y su misión, procesos, instrumentos) -en cada contexto- para pasar de la realidad actual a ese futuro que consideramos deseable y posible.

Las palabras que se utilizan para esto son múltiples y expresan distintas cosas. Se utiliza mucho la palabra “consenso” como, por ejemplo, en el caso argentino por un lado el gobierno plantea consensos básicos (entendidos como “acuerdos”) y un asesor del mismo -en un programa de televisión dedicado a “la grieta”– expresó que está en contra de consensuar:  “el consenso es enemigo de la democracia y de la vida, hay que discrepar, hay que discutir, tiene que haber diversidad de pensamiento sino no funciona la sociedad…”.

Las definiciones de “consenso” son diversas: según el DRAE es “adoptar una decisión de común acuerdo entre dos o más partes“. Desde el punto de vista etimológico proviene de la palabra latina consentire (que significa “consentir”), es consentido (por todos), y se la puede interpretar también como sentir lo mismo por todos. Esto abre distintas perspectivas y preguntas:

  • ¿es posible que todos sintamos lo mismo? No es fácil, pero en determinados aspectos podríamos decir que “sí”. Tal vez, uno de los casos ha sido que -en determinado contexto histórico- sentir que no se podía seguir con el conflicto armado en Colombia, condujo a un acercamiento de las partes y a una larga negociación donde se alcanzaron los acuerdos. Pero, en “los detalles de implementación” (por lo que aparece a fines de 2017), se visualiza que aparecen los problemas. En el caso argentino, sentir “que a todos nos vaya bien”, “que seamos un país integrado y justo socialmente”, “que resolvamos los problemas” y otros deseos generales, puede ser muy importante. En lo económico-social hay quienes buscan que este consenso se exprese respecto de “compartir unánimemente un rumbo de a dónde queremos llegar”. Sin duda, esto es muy deseable y sería posible si “el rumbo tiene características generales”. Ahora, cuando vamos a cuestiones más específicas y a los instrumentos, empiezan las divergencias y por lo tanto se torna muy difícil que “sintamos” todos lo mismo.
  • si consenso se entiende “popularmente” como acordar o concertar, y entonces pasamos de algo “emocional” (como “sentir”) a algo “racional” (de todos modos sabemos que lo anterior “subyace”) y “prácticamente posible de alcanzar en una negociación o proceso de acuerdo”. Esto hace referencia a encontrar puntos de coincidencia, y la política -en el sentido más específico y noble- es la encargada de posibilitar la resolución pacífica de las diferencias.

En base a la última definición, no se anula la diversidad de opiniones y el debate que hay en un sistema democrático, sino que se buscan puntos de coincidencia y acuerdos que son vitales para la resolución de los conflictos y los problemas. El gobierno argentino tomó la decisión de acotar los acuerdos a “la lucha contra la inflación y el equilibrio fiscal, los estímulos para favorecer la creación de empleo y la calidad institucional” relacionados con la necesidad de “crecer muchos años en forma sostenida para generar empleo, que es lo que nos va llevar a erradicar definitivamente la pobreza”.

Seguramente en este proceso aparecerán diferencias de diagnóstico, de visión, de rumbo, de instrumentos concretos… pero que son fundamentales de debatir y buscar acordar democráticamente. ¿Pueden ser considerados como un “piso”? ¿debería haberse consensuado previamente una “visión compartida de futuro”? ¿el tipo de crecimiento permitirá ir hacia pobreza cero? ¿otras variables macroeconómicas como jugarán? ¿o qué tipo de desarrollo? ¿en el caso argentino prevalecerán intereses sectoriales legítimos pero difíciles de debatir y acercar posiciones en la realidad actual y mundial? Son algunas de las múltiples preguntas que el tiempo irá contestando. Ojalá sea un proceso “virtuoso” que nos permita a todos ser “abiertos” a todas las opiniones e ir encontrando los pasos que nos lleven hacia un mundo mejor.

No hay comentarios

Publicar un comentario