¿Cómo sigue el ciclo?

19 Jul ¿Cómo sigue el ciclo?

Sabemos que la vida tiene ciclos: la naturaleza, nosotros como personas, nuestras instituciones, países….y dentro ellos están los ciclos económicos como los que se muestran en la imagen de la entrada (faltan acentos en palabras). Trataremos de focalizarnos en los ciclos económicos, con especial énfasis en el caso argentino.

A nivel global, si bien la economía mundial -en promedio crece al 3,1%– se presenta un escenario futuro incierto. Ello se da debido -principalmente- a que estamos en los inicios de una guerra comercial entre Estados Unidos y la Unión Europea, pero particularmente con China, tal como se describe en esta nota. El escenario optimista es que las medidas tomadas hasta ahora por cada uno terminen finalmente en una negociación donde no se incremente este conflicto o se llegue a un acuerdo (como es el caso de EEUU y UE al 26/7/18). El escenario pesimista es que termine en una crisis peor (v.g. no acuerdo con China) que la de 1929/30, y conocemos lo que vino después…

En el caso de la economía argentina la evolución de producto interno bruto (o riqueza generada) per cápita se parece -aproximadamente- a una especie de montaña rusa, en la cual estamos entrando (a mediados de 2018) en una fase recesiva. Entre las preguntas que nos hacemos es ¿cómo sigue?: si va a adoptar la forma de continuar en una pendiente negativa, o de “v”, de “L”, de “u”…. A continuación glosaremos distintas opiniones.

El Fondo Monetario Internacional prevé menor crecimiento, con dos posibles escenarios: uno base (o más probable) con un crecimiento del 0,4% y otro adverso con una caída de producto del 1,3% para este año. También hay opiniones pesimistas como las de Walter Graziano respecto de que el acuerdo con el FMI pone en riesgo la solvencia pública, otras optimistas como las de Mario Blejer en el programa “Terapia de Noticias”, así como la de Marina Dal Poggetto en esta nota donde plantea la complejidad, riesgos y posibilidades del camino que estamos transitando. Hay muchas otras opiniones serias, y otras que no: ellas van desde un optimismo sin base y engañoso, hasta terminar alentando un pesimismo a ultranza (en general vinculado al rechazo al actual gobierno, y en algunos casos a desear que no termine su mandato). También habrá que ver como impactan cuestiones como el denominado “cuaderno gate” en la actividad económica y las inversiones de las empresas donde sus directivos están mencionados.

El ciclo se da en un contexto histórico (o ciclo “más largo”) que hemos planteado en este artículo, y en el cual hemos esbozado algunos lineamientos de cuestiones estratégicas que entendemos habría que encarar. Ojalá que los aportes serios, tanto de diagnóstico como de caminos a seguir, sean realizados de buena fe, compartiendo esfuerzos en las acciones, con un “piso” de medidas para los más débiles y tratando de que nos conduzcan a un futuro mejor.

PD: luego de escribir esta reflexión apareció la opinión de Pablo Gerchunoff en Clarín con el título de “la crisis económica actual es una más en medio de una Argentina sin brújula”, que se relaciona con la idea de un ciclo que no encuentra un sentido superador de sus problemas.

 

 

No hay comentarios

Publicar un comentario