Armas, Desconfianza y Libertad Negativa

29 Oct Armas, Desconfianza y Libertad Negativa

¿Por qué mucha gente “se arma”? Sin duda para defenderse de situaciones que puedan dañarlas, porque no tienen confianza en el rol del Estado vinculado a la seguridad, así como tampoco confían en poder controlar -sin ayuda institucional- la agresividad de otras personas… en particular en determinados contextos.

En la imagen de la entrada se muestra una foto del productor y director de cine norteamericano Michael Moore, cuando filmaba la película “Bowling for Colombine“. La misma comienza centrándose en un trágico tiroteo que tuvo lugar en 1999 en el establecimiento educativo Columbine High School y de allí realiza una reflexión acerca de la naturaleza de la violencia en los EE.UU.

En esa sociedad y en esa cultura el tema tiene características específicas: está asociado a “la libertad negativa“, a valorizar el individualismo (excepto cuando se refiere al patriotismo o al comunitarismo local o religioso), al escepticismo, sospecha e incluso -a veces- odio al gobierno federal, a la interpretación amplia de la Segunda Enmienda de su Constitución (que sanciona el derecho universal a portar armas), al nacionalismo y, podríamos decir también, vinculada a una cuestión de “superioridad”, en el sentido de que “la moral de ese país está por encima de la de los demás pueblos”. Esto último aparece en el texto del historiador norteamericano Nicolás Schumway, denominado “La Invención de la Argentina, Historia de una Idea” (Emecé, 1992), cuando compara “las ficciones orientadoras originarias” que surgieron al comienzo de nuestros dos países. Refiriéndose a su país, en la página 20 de este libro dice: “El sueño puritano resultó una ficción orientadora muy adaptable, y las generaciones subsiguientes de norteamericanos la transformaron en conceptos como los de destino manifiesto y la protección del mundo libre, así como la idea de que los Estados Unidos deberían aspirar a una norma moral más alta que otras naciones, norma que sigue siendo invocada por gente tan distante como predicadores evangélicos y militantes de los derechos civiles”.

Todo parece indicar que

  • “armarse hasta los dientes”,
  • ser individualista,
  • no confiar en los demás y en el Estado,
  • así como sentirse superior (tal vez, relacionado -entre otros- al arquetipo del “cowboy” y su rol en el “western” representado por Hollywood),
  • junto a los poderosos intereses de la fabricación y ventas de armas -vinculados con el poder-,

no nos conducen a un mundo mejor.

Para superar lo anterior –agregando el miedo– y tomando el eje de “la confianza”, hay indicadores que muestran (desde una perspectiva interpersonal) como en determinados países es más alta que en otros.  El país que encabeza es Noruega, donde se valoriza la construcción “sistémica de la confianza“, y por lo tanto en la generación de “otro contexto” con cambios en su interior. Hay también otros países, como el ejemplo que menciona Moore de Canadá, que se puede visualizar en la 1 h, 09 min de la película”Bowling for Colombine” .

Por lo tanto hay experiencias que indican que es posible” vivir de otra manera. Sabemos que es difícil llevar esto a las diversas realidades y a un nivel global pero, seguramente, coincidiremos que es un desafío -que “vale la pena”- jugar nuestra libertad positiva en la construcción de la paz.

 

No hay comentarios

Publicar un comentario