¿Economías en Guerra Comercial?

02 Abr ¿Economías en Guerra Comercial?

En una nota publicada el 1/6/2018 por Paula Lugones, se expresa, entre otras cosas que: “El presidente estadounidense Donald Trump encendió este jueves la mecha de una posible guerra comercial global descontrolada: Estados Unidos decidió finalmente imponer tarifas a las importaciones de acero y aluminio de la Unión Europea, México y Canadá, una decisión que fue repudiada por los países afectados, que inmediatamente lanzaron fuertes medidas de represalia. A tono con la política proteccionista del “America first”, el secretario de Comercio, Wilbur Ross, anunció que, a partir del 1° de junio, se aplicará un 25% de aranceles al acero y un 10% al aluminio importado desde esos destinos. Horas después del anuncio de la medida, Trump tuiteó en mayúsculas: “¡COMERCIO JUSTO!” En pocos minutos, Europa, México y Canadá reaccionaron con el anuncio de tarifas similares sobre miles de productos provenientes de Estados Unidos, en una escalada alarmante que también afectará sin dudas a los productores del interior, que verán cerrarse sus mercados internacionales”

Más adelante dice: “México respondió con tarifas sobre productos estadounidenses como aceros planos, lámparas, piernas y paletas de cerdo, embutidos y preparaciones alimenticias, manzanas, uvas, arándanos y quesos. Canadá anunció que se gravarán desde acero y aluminio estadounidense hasta jarabe de arce y bolígrafos, por un valor de 12.800 millones de dólares. El economista Douglas Irwin, experto en historia del comercio estadounidense desde 1763, dijo a The Washington Post: “Es más que altamente inusual. No tiene precedentes que hayan avanzado de esta manera con tantos aliados de EE.UU. y socios comerciales, enloqueciéndolos y forzándolos a tomar represalias”. Agregó que “es difícil ver cómo Estados Unidos puede salir bien de esto”.

Posiblemente esta “guerra comercial” que recién comienza, no sabemos cuanto va a durar y qué efectos terminará teniendo, es el resultado de un largo proceso de desplazamiento de la industria de Inglaterra a Estados Unidos, y luego gradualmente de este hacia la reconstrucción europea luego de la Segunda Guerra Mundial Alemania, Francia, Italia…, Japón, Corea del Sur, México (*) y finalmente -hasta el momento- hacia Asia con un rol relevante de China (y la “asiatización” de la economía mundial). Si, sabemos, que las guerras no nos conducen a un mundo mejor, y que habría que reformular la globalización de modo de evitar estas situaciones. La reformulación tendría que tener en cuenta -entre otras cuestiones- acordar una coordinación internacional de las especializaciones relativas, las capacidades ociosas, los planes futuros de inversión y mercados (interno y externo), y un comercio justo diferente al que plantea Trump (como se explicita en esta nota). Todo ello en el marco de un mundo sustentable en lo ecológico y social.

(*) Brasil, Argentina (que había hecho un atisbo con la crisis del 30 y se aceleró con la emergencia del peronismo y el frondizismo), y muchos otros países del mundo. Una cuestión aparte -pero relevante- ha sido el desarrollo de la industria bélica.

No hay comentarios

Publicar un comentario