Trabajo y Economía Popular

15 Sep Trabajo y Economía Popular

Una expresión importante de la economía de los sectores populares, es la denominada “economía popular”. El Papa Francisco se ha referido a este tema. Luis Razetto, y José Luis Coraggio, han dado también precisiones sobre este concepto. Este último autor las define bajo las formas de “unidades domésticas, emprendimientos mercantiles familiares rurales y urbanos, “sector informal”, autoconsumo, trabajo asalariado” (además de otras referencias que se pueden mencionar). También hay iniciativas que toman la forma de economía social -como es el caso de cooperativas de cartoneros en el área metropolitana de Buenos Aires– o los cartoneros u otras ocupaciones que se realizan de manera individual informal. Por su parte, en el caso argentino la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) ha elaborado documentos y se ha dictado la ley 27345 que crea el “Consejo de la Economía Popular y el Salario Social Complementario” donde forman parte las organizaciones del sector.

La ley que mencionamos fue reglamentada por el Decreto No. 159/2017 y define Economía Popular como “toda actividad creadora y productiva asociada a mejorar los medios de vida de actores de alta vulnerabilidad social, con el objeto de generar y/o comercializar bienes y servicios que sustenten su propio desarrollo o el familiar“. El artículo 7° expresa que “los trabajadores de la economía popular registrados en el REGISTRO NACIONAL DE LA ECONOMÍA POPULAR podrán acceder al Salario Social Complementario, conforme a los criterios de elegibilidad y clasificación propuestos por el CONSEJO DE LA ECONOMÍA POPULAR Y EL SALARIO SOCIAL COMPLEMENTARIO, con sujeción a la disponibilidad de partidas presupuestarias asignadas a tales fines y promoviendo los derechos contemplados en el artículo 2° de la Ley N° 27.345“.

A su vez el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, por Resolución 201-E/2017, crea el Programa de Transición al Salario Social Complementario y sus destinatarios son “aquellas trabajadoras y aquellos trabajadores que finalicen, o finalizaran luego de la entrada en vigor de Ley N° 27.345, su participación en algunas de las líneas de asistencia económica individual del PROGRAMA TRABAJO AUTOGESTIONADO, en el PROGRAMA CONSTRUIR EMPLEO o en acciones especiales de empleo implementadas por el MINISTERIO DE TRABAJO, EMPLEO Y SEGURIDAD SOCIAL orientadas a sectores de la economía popular“.  En el Art. 3° se estipula que “las trabajadoras y los trabajadores destinatarios del PROGRAMA DE TRANSICIÓN AL SALARIO SOCIAL COMPLEMENTARIO percibirán en forma directa y personalizada una ayuda económica no remunerativa mensual de PESOS CUATRO MIL ($ 4.000), para su disponibilidad a través de una tarjeta magnética. Esta prestación dineraria tendrá por objetivo solventar, apoyar y promover los esfuerzos individuales y colectivos de los sectores sociales más postergados, dirigidos a concretar su fuerza laboral en un trabajo formal y de calidad“.

En el Art. 4°, de la Resolución, expresa que “el cobro de la ayuda económica del PROGRAMA DE TRANSICIÓN AL SALARIO SOCIAL COMPLEMENTARIO será incompatible con la percepción de: 1). una remuneración proveniente de un contrato laboral bajo relación de dependencia; 2) prestaciones contributivas por desempleo; 3) prestaciones previsionales; y 4) ayudas económicas provenientes de programas de empleo“.

Poder facilitar que:

  • puedan ir pasando a empleabilidad  formal a través de instrumentos como el Programa Empalme,
  • más personas de los sectores populares –cuando no tengan otras alternativas de inserción económica como la que se acaba de mencionar– accedan a esta economía,
  • luego se puedan desarrollar como emprendedores y formalizar, siendo cada vez más autónomos,
  • el Estado (en especial el más cercano a estas realidades, con la colaboración de los otros niveles), las universidades y organizaciones de la sociedad civil los puedan acompañar en este crecimiento (ver acciones concretas de mejora continúa con el reciclaje que hacen los cartoneros, los feriantes populares, etc.),
  • puedan articularse -cuando sea posible y ya no lo hayan hecho- en modalidades de economía social y solidaria,
  • puedan ir mejorando su ingreso y condiciones de vida,
  • y en el futuro esto pueda relacionarse con un ingreso universal o ingreso ciudadano,

seguramente son componentes que nos puedan llevar a un mundo mejor.

No hay comentarios

Publicar un comentario